Oportunidades laborales sin ningún tipo de límite en Reus

Seis trabajadores del Centre Especial de Treball de la Fundació PereMata han podido acreditar sus competencias profesionales por primera vez

Volver a Noticias

Begoña Gil es trabajadora del Centre Especial de Treball de la Fundació Pere Mata. Hace seis años que realiza tareas de limpieza y, ahora, ha conseguido una acreditación de su experiencia laboral. Ella es una de las seis personas del centro que ya tienen acreditadas sus competencias profesionales. Lo han conseguido a través del Consorci per a la Formació Continua de Catalunya (Conforcat), que por primera vez ha extendido dichas acreditaciones a personas con discapacidad intelectual y otros colectivos como el de la salud mental o personas con trastornos del espectro autista. Tras prepararse durante meses, Begoña pasó dos fases: «Primero recibimos asesoramiento y nos explicaron cómo funcionaría. La segunda fase fue la de evaluación». Una vez superada la prueba, fue acreditada, «lo que es muy gratificante porque ahora tengo un diploma del trabajo que hago. Me puede ayudar muchísimo», detalla Begoña. Junto a ella, dos personas más también han recibido una acreditación en competencias de limpieza, y otras tres personas, de jardinería.

«Es muy importante potenciar el itinerario formativo de este perfil. Quizás han estado mucho tiempo sin estudiar y, de esta forma, pueden acreditar su experiencia, lo que les puede ser de mucha ayuda», remarca Glòria Queralt, coordinadora de la Unitat de Suport a l’Atenció Professional de la Fundació Pere Mata. Por su parte, Maria Josep Delor, directora de la Xarxa Salut Mental de la misma fundación recuerda: «Las personas con enfermedades mentales tienen capacidades, no tienen dificultades mentales».

De todo este proceso de acreditación, únicamente queda pendiente una cuestión: recibir físicamente el diploma, «y es que la Covid-19 lo está dificultando mucho. Estamos pendientes de cómo lo podemos recoger», relata Glòria. De hecho, a raíz de la pandemia, se retardaron algunos plazos. La parte de evaluación de competencias, por ejemplo, estaba previsto inicialmente para junio. «A pesar de todo, nos hemos adaptado a la situación», añade la coordinadora de la Unitat de Suport a l’Atenció Professional.

El Centre Especial de Treball de la Fundació Pere Mata cuenta con 90 personas. «El objetivo es seguir trabajando para hacer extensible estas acreditaciones a más trabajadores, aquellos que así lo deseen, claro está», añade Glòria. De momento, se seguirá trabajando con los perfiles de jardinería y limpieza, aunque en el centro también se realiza montaje industrial, lavandería, entre otros.

Desde el centro también se está trabajando en otras líneas, como el de un servicio prelaboral. «Muchas personas no han finalizado la etapa escolar, porque no está adaptada, por lo que los currículums son muy pobres. Se tienen que buscar alternativas para las personas de entre 16 y 20 años», explica Maria Josep Delor. En esta línea, se está trabajando en adaptar alguna FP2. «Anteriormente, ya hacíamos cursos, pero no basta», concluye.


Fuente: diaritarragona