La gestión de datos pasa a primera línea

Pilar López, presidenta de Microsoft España, señala algunas de las tendencias que se han acelerado con la pandemia de Covid-19, entre las que el Big Data brilla con luz propia

Volver a Noticias

«Los últimos dos meses han permitido visualizar la transformación digital que pronosticábamos para los próximos dos años», afirmaba la semana pasada Pilar López, presidenta de Microsoft España, durante su intervención en el evento Even Today is Marketing, organizado por ESIC Business & Marketing School y en el que más de 9.000 personas se dieron cita en este encuentro online para abordar cómo será el futuro del mundo de la empresa.

El evento organizado por esta escuela de negocios adscrita a la Universitat Rovira i Virgili (URV) contó con la presencia, además de Pilar López, presidenta de Microsoft España, de ponentes como Robert Wolcott, cofundador y presidente de TWIN, el atleta español Chema Martínez, Sacha Michaud, cofundador de Glovo o Álvaro Zamácola, country manager de BlaBlaCar España y Portugal. En todos los casos, en un formato remoto.

En su intervención, titulada Acelerando la transformación digital en la Data Economy, Pilar López, presidenta de Microsoft España, dio pautas sobre algunas de las tendencias que afrontan las organizaciones en materia de transformación digital. De entre todas, la gestión de los datos sobresale como un factor clave. Estas fueron algunas de las reflexiones de su intervención.

Economía de los datos
En opinión de Pilar López, hay dos factores clave que ya eran una tendencia clara antes del estallido de la pandemia, pero que ahora se han acelerado: «La Tech Intensity (intensidad tecnológica) y la gran oportunidad que la gestión de los datos supone en la creación de valor».

Sobre ello, la presidenta de Microsoft España destaca «una intensidad tecnológica que va más allá de la transformación digital: tenemos una oportunidad única de llevar la realidad tecnológica y esa gestión de los datos más allá, y ser capaces de crear verdadera economía de los datos». El salto de la pura gestión al conocimiento, que lleva a la toma de decisiones informadas. 

Acertar en la estrategia
«Todas las organizaciones -explica Pilar López- se están viendo en la situación de tener que adoptar tecnología y desarrollar capacidades tecnológicas, y en ambas nos estamos jugando mucho». Aquí, la elección de una buena estrategia puede marcar la diferencia. «En desarrollar entre tus colaboradores capacidades -ejemplifica López- que puedes adquirir fuera y que ya se están convirtiendo en commodities se pueden ir muchos recursos, y nos puede hacer perder el tren».

Elegir qué tecnología adopta la organización, qué capacidades tecnológicas se desarrollan y en qué socios tecnológicos se confía son los tres puntos a los que, en opinión de Pilar López, toda organización involucrada en un proceso de transformación digital debería dedicar esfuerzos si quiere resultados exitosos.

«Hay una estrategia tecnológica -prosigue Pilar López-, con una arquitectura que te ayude a aplicar Inteligencia Artificial, a desarrollar modelos... pero también es fundamental una estrategia organizativa y cultural, es decir un cambio cultural en la organización».

Transformación cultural
«Los datos en las organizaciones -explica la presidenta de Microsoft España- están organizados en silos tecnológicos, organizativos y, a veces, también culturales. La capacidad de gestionar los datos ha determinado la capacidad de adaptación de las organizaciones. Por eso es necesaria una transformación cultural».

«Pasar -prosigue Pilar López- de esa propiedad de los datos, de aquella frase que decía que ‘la información es poder’, a cómo acceder a los datos de manera colaborativa, para que esos datos estén al servicio de la organización, de tus clientes, del talento... siempre y cuando seas además capaz de gestionar la privacidad y la seguridad de estos datos». 

Oportunidad de futuro
«Hay que ver la oportunidad de los datos», insiste López. «En las últimas semanas -explica- hemos visto organizaciones capaces de adaptarse [a la nueva situación] con mucha rapidez y otras a las que les ha costado más, pero todas hemos sido capaces de hacerlo. Algunas empezaron a pensar ya en el futuro, y qué aspectos de la nueva realidad llevaban hacia ese futuro, cuando la crisis acabara». En su opinión, la respuesta son los datos.

«Ahí -explica- está la diferencia, en tu capacidad de adaptarte y en cómo eres capaz de gestionar los datos que hay en tu organización. En cualquier organización gestionamos cantidades ingentes de datos: de clientes, de operaciones... hoy se puede sensorizar todo. Y esos datos, puedes gestionarlos porque hoy existen las tecnologías para ello. A partir de ahí, se trata de ser capaces de monetizarlo y transformar con ellos tu oferta de productos y servicios».


Fuente: diaridetarragona