Más de la mitad de las personas en paro en Reus son mujeres

Según el portal Reus Open Data, de enero a junio hay 26.858 desocupadas, un 12,56% más que hombres

Volver a Noticias

Más de la mitad de las personas en paro en la ciudad son mujeres. Ésta es una de las conclusiones a las que llegamos al hacer una consulta rápida en el portal Reus Open Data –de enero a junio de 2020– aplicando una directriz que divide ambos sexos. Nos deja un total de 26.858 mujeres sin empleo, un 12,56% más que hombres que, por su parte, son 20.865. La tónica, aun así, se repite si retrocedemos tres años atrás (el primer año que se contabiliza el paro en dicha web): las mujeres siempre sobrepasan el 50%, según los datos aportados. De hecho, junio (la cifra más reciente) se cerró con 4.887 mujeres sin ocupación por 3.812 hombres.

Esta realidad laboral de la ciudad basada en las cifras también está abierta a la ciudadanía que, entre otras cuestiones, puede consultar la evolución del índice de paro que hay en la ciudad por franjas de edad y por sectores productivos. Dicho esto, veamos a ver qué nos dicen las personas.

La llegada del verano suele motivar la reactivación de cierto movimiento laboral, especialmente en el sector turístico, con trabajos más estacionales. Este año, los estragos del coronavirus han hecho mella en muchos negocios obligándolos a que echen el cierre, despidan a parte de la plantilla o bien que se abran Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Esta última opción implica desde la aplicación de reducciones de jornada (con una bajada correspondiente del sueldo) hasta periodos en los que el empleado no trabaja temporalmente (o de forma indefinida), entre otros escenarios.

En la empresa de trabajo temporal (ETT) Quality de Reus han observado numerosos cambios desde la llegada de la pandemia. «Veníamos de una época en la que buscar trabajo se hacía de forma telemática o llamando por teléfono. El verano era siempre una de las épocas más potentes en lo que a trabajo temporal se refiere y, a raíz de esta crisis, la gente acude más en persona a la oficina», explica la directora de la oficina, Vanesa Álvarez. De hecho, ya en fase 1, las llamadas que recibían en el despacho tenían como objetivo conocer la situación del mercado «Querían saber de cualquier puesto libre, el que fuera. En ese momento había mucha incertidumbre, muchas personas no cobraban aún el ERTE», añade. Si durante el mes de julio las edades más habituales rondaban los 30 y los 50, «lo que nos está viniendo ahora es mucho público joven, estudiantes que años atrás trabajaban en verano únicamente».

Según su experiencia, el asunto «está bastante equilibrado entre hombres y mujeres», aunque establece dos situaciones diferentes: «Mientras que los hombres continúan con empleos temporales, las mujeres vienen con perfiles más cualificados y acuden a Quality porque han perdido un trabajo estable. Han de buscarse la vida como sea», describe. Es el caso de M.Y.G., una mujer de 48 años, que trabaja por ETT 19 horas semanales. «Soy administrativa y estoy realizando tareas de limpieza. Tras el confinamiento, y por la ETT, es lo que se me encontraron. Intento buscar algo de mi rama, pero no es fácil. Estuve confinada cobrando el paro, porque como madre soltera de una menor, no la podía dejar con nadie», explica.

Por otro lado está S.J., un joven de 25 años que dejó a finales de enero un trabajo fijo de forma voluntaria. «No estaba a gusto y necesitaba un cambio. En febrero me incorporé en un trabajo temporal, pero a causa de la pandemia, el contrato finalizó a finales de marzo. Desde entonces, estoy en paro. Tengo muchas esperanzas a pesar de todo, el sector del márqueting digital no ha tocado fondo con la crisis de la Covid-19», expresa.

Generar ocupación

Por otro lado, y con el objetivo de generar ocupación, el Ayuntamiento nvertirá 240.000 euros en una línea de ayudas que se centrará en la contratación laboral de parados –con 200.000 euros–, una medida que se confinancia con la Generalitat y que prevén que esté en marcha en septiembre. La acción está destinada a gente en paro y sin ingresos que, a través de una bolsa de trabajo pública, incidirá en los sectores que más lo necesiten.


Fuente: diaritarragona