El Gobierno aplaza impuestos a pymes y autónomos al 20 de mayo

El Gobierno ha aprobado una ampliación del pago de impuestos para que pymes y autónomos puedan retrasar el próximo pago de retenciones en el IRPF, del IVA y de los anticipos del Impuesto sobre Sociedades, que vencen el 20 de abril, al 20 de mayo.

Volver a Noticias

Los afectados serán quienes facturen hasta 600.000 euros al año, con lo que cabría hablar de "micropymes". Según la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la medida afecta a 3,4 millones de empresas y autónomos, el 95% del total, y les inyectará 3.558 millones de liquidez. Sobre el colectivo beneficiado, cabe tener en cuenta que a muchos las declaraciones les resultan negativas o con cantidades pequeñas.

El 20 de abril vence el plazo del IVA y de las retenciones del IRPF para empresas que facturan menos de 6 millones, que tienen un pago trimestral que acaba el día 20 del mes siguiente. Pero no todos se beneficiarán de la medida sino quienes facturen menos de 600.000 euros. El 20 de abril, a su vez, acaba el primer pago fraccionado de Sociedades.

Montero también detalló que, en el caso de las declaraciones domiciliadas, el plazo se amplía del 15 de abril al 15 de mayo.

En lo que respecta a los módulos, se permitirá renunciar a este sistema fijo y optar por el de estimación directa, según facturación, durante un año y no estar obligado a que sea durante tres, iniciativa que no se ha aprobado hoy, pero se validará en "un Consejo de Ministros próximo".

El 17 de marzo, el Gobierno amplió los plazos de los procedimientos tributarios, lo que afectó a los iniciados, distinguiendo dentro de ellos los trámites abiertos, cuyo plazo se extendió hasta el 30 de abril, y los que se fueran a abrir, donde el periodo de respuesta del contribuyente se amplió hasta el 20 de mayo.

En cambio, los plazos de presentación e ingreso de las autoliquidaciones y de declaraciones informativas no se veían afectados, cuestión que han demandado el Consejo General de Economistas-Asesores Fiscales-Reaf y la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf). La Campaña de la Renta de 2019, que se extiende entre el 1 de abril y el 30 de junio, se ha mantenido.

Hacienda justificaba que no se aplazaran las autoliquidaciones en que el 12 de marzo ya se aprobó que pymes (que facturen hasta 6 millones) y autónomos podían aplazar hasta el 30 de mayo el pago de hasta 30.000 euros de impuestos hasta seis meses, con tres sin intereses. Esta medida ha sido considerada insuficiente por fiscalistas. Según ha dicho Montero, esta medida afecta al 99,8% de los autónomos y al 94% de las pymes.


Fuente: El Economista