El Gobierno suprime el toque de queda obligatorio a partir del 9 de noviembre, y lo deja en manos de las autonomías

El Consejo de Ministros solicita al Congreso prorrogar el estado de alarma en España durante seis meses, hasta el próximo 9 de mayo

Volver a Noticias

Pedro Sánchez no da su brazo a torcer, porque en la Moncloa insisten en que es absolutamente necesario mantener desplegado el paraguas legal y constitucional del estado de alarma, a largo plazo, para que las comunidades autónomas puedan activar las medidas necesarias para doblarle el pulso a esta segunda ola de la pandemia del coronavirus. El Consejo de Ministros, por tanto, ha solicitado este martes al Congreso de los Diputados la prórroga por espacio de seis meses, hasta el próximo 9 de mayo, del estado de alarma en España decretado el pasado domingo. Así lo ha confirmado, al término de la reunión, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Esta ampliación del estado de alarma, si así lo autoriza el Congreso, modificará el decreto actualmente vigente y suprimirá a partir del próximo 9 de noviembre la obligatoriedad del toque de queda nocturno en toda España impuesto por el Gobierno entre las 23 h de la noche y las 6 h de la mañana, y a partir de entonces las restricciones de movilidad nocturna quedarán en manos de los respectivos presidentes autonómicos.

“A partir del momento de la aplicación de esta extensión del decreto de alarma, quedará a criterio, a juicio de cada autoridad competente delegada, es decir, de cada presidente autonómico, cuáles son las limitaciones de movilidad que se tienen que establecer en cada comunidad, a la vista de la evolución de la pandemia”, ha explicado Montero.

De hecho, Montero ha asegurado que la gran diferencia entre este nuevo estado de alarma y el que se decretó el pasado 14 de marzo para afrontar la primera ola de la pandemia, es que el Gobierno no impondrá ahora ninguna restricción, sino que todas las medidas las podrán adoptar los presidentes autonómicos dentro del marco jurídico que les ofrece este instrumento constitucional. “El paso de gigante que se da con este decreto de alarma es que se pone a disposición de los presidentes de las comunidades autónomas, para que ellos apliquen en sus territorios las medidas de restricción y contundencia que nos permitan contener la expansión de la pandemia”, ha subrayado la ministra portavoz. “Ya no es el Gobierno de España quien dicta una medida para todo el territorio nacional, porque la situación es asimétrica, y es cada presidente autonómico, en base a este decreto, quien dicta las medidas para que atajemos, a la mayor brevedad posible ahora y en el futuro, los rebrotes que se puedan producir en el conjunto de nuestro país”, ha insistido.

Sánchez anunció el pasado domingo, tras decretar un nuevo estado de alarma en España durante quince días, que el Consejo de Ministros aprobaría este martes solicitar al Congreso una amplia prórroga del mismo durante seis meses, hasta el próximo 9 de mayo. Y, para lograrlo, el presidente del Gobierno reclamó un “abrumador respaldo” de todos los grupos parlamentarios, empezando por el Partido Popular. El anuncio se ha confirmado y el Gobierno ha aprobado hoy pedir una prórroga de la alarma por seis meses. Pero el respaldo parlamentario aún está por concretar, después de que Pablo Casado exigiera limitar a dos meses la alarma, y abordar una reforma legislativa que lo sustituya en Navidad, para conceder el apoyo del PP, y de que otras formaciones, como Ciudadanos o Esquerra, también hayan considerado desproporcionado tan largo plazo. Montero, no obstante, ha rechazado las demandas del PP, ha insistido en que es “razonable” el plazo de seis meses de prórroga de la alarma. Y, es más, ha asegurado que el Gobierno dispone ya de los apoyos necesarios para autorizar el decreto: “Evidentemente, si este Ejecutivo impulsa un decreto de alarma con esta duración es porque, una vez consultado el conjunto de formaciones políticas, entendemos que va a contar con los apoyos necesarios para hacerlo efectivo”. No obstante, ha reiterado que “no es obligatorio” que la alarma se extienda hasta mayo, solo mientras necesiten este amparo constitucional las comunidades para dictaminar sus medidas.Montero ha reiterado que tanto este nuevo decreto de alarma como el proyecto de presupuestos que también ha aprobado hoy el Consejo de Ministros, “cuentan a priori con un apoyo amplio”.

La Junta de Portavoces del Congreso ha acordado entre tanto esta mañana, a propuesta de la presidenta Meritxell Batet, que el debate sobre el nuevo estado de alarma y la votación sobre la petición de la prórroga se celebre ya este mismo jueves. Hasta ese momento, por tanto, el Gobierno podrá negociar los respaldos definitivos de los grupos a la prórroga de la alarma. Pero no será Sánchez, sino el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el que defienda en nombre del Gobierno el nuevo estado de alarma este jueves. “Ya no es necesario”, ha justificado Montero, ya que el nuevo decreto de alarma no contiene ninguna medida restrictiva. Según ha advertido, habrán de ser los presidentes autonómicos los que den cuenta en sus respectivos parlamentos de las iniciativas que adopten para doblar el pulso a la pandemia.


Fuente: lavanguardia